La verdadera revolución: un abrazo humano.

En tiempos de lo digital, distancia social e inteligencia artificial, la verdadera revolución es el contacto físico humano afectuoso.

A través de la danza y proyectos sociales de tango, te ofrezco algo insustituible, no digitalizable e indiscutiblemente necesario para todas las personas: un abrazo humano.

In the times of digital, social distance, and artificial intelligence, the real revolution is the physical caring human contact.

Through tango dancing and social tango projects, I offer you something irreplaceable, not digitizable and indisputably necessary: a human embrace.

La era de la información, sumada a la crisis del Covid-19, configuran un paisaje de relaciones digitales, de  distancia social, de escaso contacto humano.

El sistema económico es resiliente, y las personas también.

Rápidamente adaptamos nuestros comportamientos y relaciones humanas y profesionales, a un estilo de vida

Pero hay cosas que son insustituibles. El abrazo humano es una de ellas.

Soy Diego, soy profesor de tango y gestor cultural especializado en tango. Ofrezco un escape a través de algo insustituible: un abrazo humano.

La danza del tango y la cultura del tango en general, ofrecen un escape a esto. Desde sus raices más profundas bla bla bla.

Y toda la lógica del tango se desprende del funcionamiento de un abrazo humano (dentro de todas sus infinitas concepciones). No hay danza de tango sin abrazo humano.

El escape que ofrecemos, la verdadera revolución, es ese abrazo humano. El contacto físico con otra persona.

Y mucho más aun: un abrazo que expresa sentimientos. Tanto en el baile personal como en el tango social y a través de sus proyectos, el abrazo es parte de la condicion humana. Y es insustituible.