Bailar tango: un viaje de auto-conocimiento y auto-superación físico y psicológico.

 

Una oportunidad para expresar la condición humana,

 

y observarla en nuestra relación con los otros.